Berberechos con spaguetti

Domingo, visita al mercado, compra aleatoria. 
Una vez en casa: ¿qué comemos? ‘No me apetece nada en especial’ 
Operación cocina:  ¡a exprimir las neuronas para hacer algo fácil y bueno!
Resultado…


UNO. Abrir los berberechos (previamente lavados con agua y sal), cómo: ponerlos en una sartén con un poco de aceite de oliva, colocar una tapa y esperar diez minutos a fuego medio (ir removiendo). Dejar enfriar un poco y retirar la mitad vacía (dejar solo la rellena).

DOS. Preparación de la salsa: un sofrito en aceite de oliva de una zanahoria (de arena), media berenjena, un poco de pimiento rojo y una cebolla (todo troceado). Una vez hecho he añadido cuatro cucharadas de una crema de verduras que tenía del peque. Toque especial: echar el caldo que ha quedado en la sartén  de los berberechos y remover todo unos dos minutos. Retirar y pasar por la batidora pero sin insistir, la idea no es que quede líquido.

TRES. Hervir los spaguetti en agua salada hasta que queden al dente.

CUATRO. Mezcla: en la misma sartén de los berberechos que aún tiene algo de caldo poner los berberechos arreglados (solo la mitad llena y algunos quedan sueltos) añadir la salsa, un poco de perejil picado y un poco de salsa de soja (equivalente a una cucharada sopera), remover unos tres minutos y añadir los espaguetis recién escurridos (antes de que se enfríen).

CINCO. Cómo he vestido el plato: he colocado los espaguetis en el centro y los berberechos (que había muchos) alrededor y algunos encima.

Un plato totalmente improvisado, un resultado inesperadamente espectacular: estaban Buenísimos con mayúsculas.

Anuncios